Seleccionar página

El capitalismo no tiene antídoto para luchar contra la extrema derecha, nunca lo ha tenido. Por ello, la victoria de Trump, si es que puede considerarse extrema derecha porque más bien parece una especie de Berlusconi en extravagante, ha vuelto a descoser las formas pseudodemocráticas del capital y amenaza con volver a desangrarnos en el neofascismo. Parece que estamos condenados a repetir la historia.

Donald Trump, simbolo del capitalismo

La atracción del capitalismo por las dictaduras ha producido tal torrente de justificaciones de según qué personajes que a nivel interno le resulta complejo y contradictorio derribar al déspota de turno. Es, precisamente, esa íntima relación la que le ha permitido sostener regímenes como el nuestro, pequeñas o grandes excentricidades dentro de un sistema de formas pseudodemocráticas. El capitalismo, el cual nos gobierna, se basa en la concentración de capital y poder, en el egoísmo y el individualismo como formas de existencia y gobierno. Para que ello se pueda producir es fundamental destruir cualquier tejido social y potenciar la individualización hasta el extremo. Después, la militarización de los medios de comunicación, la cultura, la literatura, el arte, el teatro o el cine terminan por destruir cualquier vestigio de conciencia crítica, lo que provoca que un país sea capaz de convertir en presidente a Rajoy, no una sino dos veces. Y de Rajoy a Trump solo hay un flequillo.

En este contexto de individuos egoístas, desconectados entre sí y subordinados a unas deidades que les imponen qué es y qué tiene que ser, el capitalismo se ha expandido hasta conquistar la practica totalidad del planeta. Ha esquilmado una y otra vez a unos ciudadanos que se creyeron clase media un día y al siguiente descubrieron que ni tan siquiera eran trabajadores. No lo eran porque no encontraban trabajo y porque les hicieron despreciar tanto a la clase trabajadora que les sería imposible sentirse partícipe de ella. Y eso que muchos ciudadanos nunca más volverán a trabajar en unas condiciones aceptables y una parte de ellos, sencillamente, no volverán a trabajar, al menos de forma continuada.

La concentración de capital y de poder ha repelido con extrema dureza cualquier tejido social que pudiera suponer derechos, libertades, conciencia social, recortes en los beneficios o disminución de los abusos y los privilegios. No solo eso, sino que en los últimos 25 años, bajo el yugo de un capitalismo cada vez más insaciable y más codicioso la desigualdad y la injusticia han alcanzado límites insoportables.

Donald Trump es una respuesta a todo ello. Es una respuesta a las elecciones perdidas por Al Gore en el año 2000 y es una respuesta a la infame candidatura de Hillary Clinton en detrimento de Bernie Sanders. Pero no es la única respuesta, hay y habrá más, porque la crueldad del capitalismo salvaje no conoce fronteras. No se puede negar que se trata de un aviso muy serio de lo que puede acontecer, por mucho que los contrapesos y la propia presión del capital encadenen cualquier desvarío de Trump y por mucho que el golpe sea menor al sistema al no residir el poder en los políticos. Por tanto, sería de necios obviar que la ciudadanía empieza a estar hastiada de tanto abuso.

Decía al comienzo que el capitalismo no tiene antídoto para la extrema derecha porque en esencia la extrema derecha solo es una versión exacerbada del sistema. Advirtieron del racismo de Donald Trump, pero los niveles de tensión racial en los EEUU han llegado a ser insoportables con un presidente negro al frente. Advirtieron del machismo de Donald Trump, pero todos sabemos que la llegada de Hillary Clinton no habría cambiado el escenario de desigualdad y brecha salarial de la mujer. Advirtieron del trato a los inmigrantes o a las clases desfavorecidas, pero con Obama, presidente que se supone estaba a su servicio, los norteamericanos han soportado que el 10% más rico posea el 72,5% de la riqueza y que el abismo se hiciera más profundo. Y en el mundo la situación no es mejor: el 1% de la población posee más riqueza que el 99% restante según Oxfam.

Cuando la educación, la cultura y la conciencia social y crítica del electorado han sido exterminadas para conseguir que el Clinton o el Rajoy de turno sean presidentes, el sistema sí tiene antídoto contra todos aquellos que pretenden repartir la riqueza de forma más justa o terminar con la pobreza (la catalogación como comunista o antisistema es suficiente), pero una vez más se ha demostrado que aquel que se presenta jugando sus mismas cartas (egoísmo, machismo, racismo, integrismo religioso, etc.) difícilmente puede ser derrotado.

Grecia, el Brexit, la victoria de Trump o el auge de la extrema derecha en muchos países de Europa son evidentes síntomas de agotamiento que deben hacernos reflexionar sobre el derrumbe de un sistema que hace tiempo dejó de funcionar por una razón tan simple como inapelable: la injusticia.

Por tanto, si somos capaces de reparar el tejido social, mejorar derechos y libertades, repartir justamente las cargas fiscales y los beneficios, liberar el periodismo de la prostitución, potenciar la cultura y la educación como forma de ascenso social por encima del capital, aumentar el gasto social o la participación democrática y separar los poderes de forma eficaz habremos conseguido el mejor antídoto contra el apocalipsis de la extrema derecha y habremos fabricado un país y un mundo un poco mejor. Lo llamarán comunismo o antisistema porque afirmarán que el sistema es justo con los que trabajan, a los que recompensa, y no menos justo con los que no trabajan, a los que castiga. Por vagos, se entiende; por mediocres, por incultos o, sencillamente, por selección natural, también se entiende. La buena estirpe, que diría Mariano Rajoy.

Pero lo cierto es que el poder y el capital no conocen la generosidad, solo la buena estirpe, y si observamos con atención descubriremos que solo se trata de sentido común y de justicia. Eso o el disparate, eso o Donald Trump, eso o la extrema derecha. Hay que decidir rápido, pues la injusticia es infatigable y está cerca de asfixiarnos.

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra.

banner-codigo-rojo