El ‘circoperiodismo’

La semana pasada, como suele ser habitual, hemos podido asistir al correspondiente espectáculo televisivo. En esta ocasión, una de las pocas en las que así sucede, uno de los temas a tratar era militar. Raro, raro. Raro porque el mundo castrense es uno de los pocos tabúes que quedan en nuestra sociedad, lo que se debe en parte a una reminiscencia del pasado, en parte a un reflejo del presente y en parte a la infamia mediática que nos desenfoca diariamente.

¿Qué requiere el mundo militar para ser noticia? Básicamente, se necesita algo que pueda convertir la noticia en espectáculo y, como consecuencia, que dicho espectáculo convierta a la noticia en intrascendente. Por ejemplo, la muerte de militares por minas, aviones o helicópteros en mal estado o el asesinato de soldados por los malos malísimos. Cuando la muerte acontece, el circo es muy fácil de montar y de vender. Las imágenes de los familiares destrozados, deshechos y consumidos por el dolor son un filón, bien lo saben los periodistas. Luego llega el rey, el presidente, el ministro o el despiadado de turno a continuar arrancando cuanta carroña pueda, preferiblemente una portada que aumente o mejore su popularidad. Después, no hay problema en abandonar a los mismos a los que ese día se consuela casi como si fueran familiares. De hecho, la mayoría de heridos o familiares de víctimas acaban en los juzgados, pero eso ya es menos noticia porque no hay cadáveres que amenicen.

El sexo es otro motivo para vender. Una mano que sube por una pierna, una soldado a la que vejan o un video porno grabado en un barco son ideales para telediarios, tertulias y lo que se tercie. Eso también vende. Y si hay lágrimas, llantos y drama se asegura el acabose.

Lo último en circoperiodismo ha sido la huelga de hambre de un exmilitar discapacitado de nombre Andrés Merino. Una persona desesperada a la que no le quedó más remedio que plantarse frente al ministerio de Defensa hasta que le dieron aquello que por justicia le correspondía: una pensión. La Sexta nos informó puntualmente del caso y gracias a ello, todo hay que decirlo, se produjo el desenlace positivo del asunto.

No obstante, conviene reseñar lo que el circoperiodismo ha escondido enseñando un árbol en lugar del bosque. Andrés Merino no solo es un exmilitar discapacitado y expulsado de forma injusta de las Fuerzas Armadas, sino que es uno de los más de 4.250 exmilitares que han sufrido ese calvario (sin contar a otros casi 6.000 expulsados por otros motivos, uno de ellos superar los 45 años de edad). No es que Andrés no mereciera una pensión, por supuesto que sí, la cuestión es que más de 4.250 casos están en una situación igual de lamentable. La desgracia de todos ellos es que son tan insignificantes para los medios como lo era el mismo Andrés Merino hasta hace poco (incluso hizo una marcha a Madrid desde Murcia en el año 2013 sin que tuviera ninguna repercusión). Como digo, son miles, pero si no hay salsa carecen de valor para los medios, ya que para salir en televisión tienes que ser novedad o convertirte antes en carnaza: acoso sexual, suicidios, huelgas de hambre, arrestos…

Sin olvidar a los discapacitados, esta semana hemos sabido que en las Fuerzas Armadas Canadienses se producen unos 1.000 casos de acoso o abuso sexual al año, en Bélgica el 92% de las mujeres han sufrido acoso y en Reino Unido un 50% (la RAF). Sin embargo, en nuestras Fuerzas Armadas se contabilizaron entre 2003 y 2013 un total de 62 (es decir, en España 62 en diez años y en Canadá 62 en 21 días). No hace falta ser muy perspicaz para darse cuenta que existe un problema muy serio (varios, para ser más exacto). Es decir, más allá del show montado en su momento con un caso particular, más allá de las audiencias conseguidas y el prestigio obtenido en base a una brillante representación, de nuevo nos encontramos con un problema que afecta a miles de personas.

No menos relevante resulta que más del 70% de las muertes de los militares fallecidos en el extranjero encuentran su origen en las negligencias, porcentaje que se eleva en territorio nacional. Ello por no hablar de los suicidios de militares, tema también vetado en los medios.

Por tanto, tras la sangre, el acoso sexual, la tragedia, el cadáver fresco o el arresto subyace un problema estructural en las Fuerzas Armadas que los medios ignoran sistemáticamente.

El problema del problema, valga la redundancia, es que para plantear lo que sucede en el mundo militar hay que destapar un pastel de 40.000 millones de euros en “armamento que no necesitamos, para escenarios que no se van a producir y que no podíamos pagar ni antes ni ahora” (Constantino Méndez, del PSOE, secretario de Estado para la Defensa en el año 2011). En ese cambalache están tanto unos (Bono, Alonso y Chacón) como otros (Trillo y Morenés) y, por si fuera poco, los que pagan a todos. Entonces, toca callar, claro, ya que Bono, Alonso, Chacón, Díaz, Zapatero y el PSOE son amigos de la casa y de muchos más, y ya no interesa tanto someter a un tercer grado a los exministros socialistas por los disparates que han cometido o por las cochambrosas Fuerzas Armadas que han dejado. Sobre todo, porque son amigos y porque los que les pagan son los que se lucran convirtiendo a España en la séptima potencia del mundo en venta de armas (que no en educación). Ahí se puede incluir a Abengoa, que fabrica los propulsores que no funcionan del submarino que no flota (ese disparate de casi 3.000 millones de euros) y que está muy relacionada con el PSOE de Andalucía (hasta se advierte que la salvación de Abengoa ha sido una condición para la abstención del PSOE). Hay que recordar que el PSOE-A de Susana Díaz es el mismo que contrata a periodistas y, alguna que otra vez, a periodistas que también son familiares de periodistas (Mercedes Pastor, hermana de Ana Pastor). Cosas de la vida.

Así pues, no queda otra que quedarnos con el espectáculo, con la sangre y con las vísceras encima de la mesa. Pero el verdadero periodismo no es Andrés Merino, el verdadero periodismo es haber informado durante estos años de lo que acontece para que Andrés Merino no terminase tirado y desesperado en la calle; para que los más de 4.250 que son como Andrés Merino no tengan que verse obligados a arrojarse a la calle a jugarse la salud (aumentando las audiencias televisivas); para que no haya más mujeres que engrosen la lista de miles de mujeres acosadas o agredidas sexualmente que han sido silenciadas por una infame y execrable cúpula militar o vejadas por la justicia castrense cuando se han atrevido a denunciar (Suárez Valdés, y solo es un bufete, cifraba en más de 200 los casos que le llegaban); o para que no vuelvan a perecer militares en negligencias infames o se expulsen al paro a otros 10.000 militares mayores de 45 años mientras malgastamos 40.000 millones de euros en armamento que no necesitamos.

Mientras el circoperiodismo enfoca el cadáver, el exmilitar a punto de ser trasladado en ambulancia por inanición o las lágrimas de la mujer acosada sexualmente olvida intencionadamente que gran parte de la responsabilidad de lo que acontece es de Chacón, Bono, Alonso y Zapatero, aunque sean amigos de Ferreras o den trabajo a la hermana de Ana Pastor. O precisamente por ello.

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra.

banner-codigo-rojo

Deja un comentario