El ‘Elefante Blanco’ (Susana Díaz) destrozando la cacharrería (PSOE)

Del último golpe de estado perpetrado en nuestro país, el que tuvo lugar en la sede de Ferraz durante este otoño, quedan ya pocas incógnitas. Aquel golpe sometió al PSOE y otorgó el gobierno al Partido Popular en contra de la mayoría de sus más de cinco millones de votantes sin que en las calles sucediera nada. Se trata, sin duda, de un nuevo episodio en la normalización del golpismo, una enfermedad que nos ha sacudido con una extraordinaria frecuencia.

Susana Díaz Elefante Blanco PSOE

Que los Cebrián, Antonio Caño y compañía asaltaran la sede del PSOE con uniformes verdes, tricornios y metralletas no ha merecido más atención que el minuto de silencio por el fallecimiento de Rita Barberá. Cosas del periodismo moderno. Hace poco afirmaba Antonio Caño, director de El País, que la solución para el periodismo era y es “la profesionalidad frente al periodismo basura”, lo que constituye un ejercicio de brutal cinismo viniendo de un medio y un director que asaltaron la sede del PSOE al grito de “¡Todo el mundo al suelo!” y “¡Se sienten coño!”.

Es innegable que España ha cambiado mucho desde 1981, aunque sea para peor en ciertos sentidos, pues entonces existía un considerable temor a eso que se llama democracia, lo que en gran medida se debía a que los periodistas hacían su trabajo con una decencia que no conocen la mayoría de los que hoy prostituyen su profesión. Es cierto que todo se trataba de un gran engaño y que, controlando los medios de comunicación, el poder económico, el funcionariado, las Fuerzas Armadas o el poder judicial, todo estaba “atado y bien atado”, pero no lo es menos que entonces todavía no eran conocedores de los límites de la estupidez ciudadana. No sabían hasta dónde nos podían engañar ni hasta dónde se podían reír de nosotros. Conocían muy bien los límites de la dictadura y las consecuencias del palo en la cabeza, el calabozo o la censura, pero aquello de disfrazar la dictadura de democracia podía durar mucho o ser un tremendo fracaso. Así pues, se movían con la cautela del principiante.

España ya no es un aprendiz en esto de la democracia, sino que muy al contrario ha alcanzado unos niveles de maestría absolutamente asfixiantes. Si todavía hoy existen serias dudas sobre quién era el ‘Elefante Blanco’ del 23-F o si por encima de él había alguien más importante, en el golpe de Ferraz el ‘Elefante Blanco’ (Susana Díaz) ha irrumpido en la cacharrería con gran estruendo y sinvergonzonería. Si en 1981 el rey Juan Carlos se acostó la madrugada del 24 de febrero atemorizado por las consecuencias que podría acarrearle su conducta golpista en los primeros años de aquel invento llamado democracia, resulta innegable que Susana Díaz se acostó horas después de liquidar a Pedro Sánchez y durmió a pata suelta.

En estos últimos días el ‘Elefante Blanco’ (Susana Díaz) se ha reunido con Miquel Iceta ejerciendo de lo que no es, líder del PSOE, y de lo que es, infame golpista, con la seguridad de saber que los ciudadanos somos capaces de votar lo que nos pongan por delante. Ahí tiene a su Calvo Sotelo particular, el ignominioso y traidor Antonio Hernando; a su Felipe González, el valido Javier Fernández; y a toda una pléyade de rufianes sentados en la bancada socialista dispuestos a tragar sapos, culebras y lo que sea menester con tal de pasar por caja. Desde Isabel Rodríguez, que ya no sabe ni a quién es leal (Madina, Sánchez o Hernando), hasta el propio Eduardo Madina, que juega a parecer que él se encontraba por ahí de casualidad, pasando por la ‘Banda del No’, que siguen en sus butacas adheridos como lapas como si lo del ‘no’ hubiera sido una negativa de lo más trivial.

Las tragaderas de la ‘Banda del No’ son de aúpa. Pere Joan ha tenido que aguantar que una trapacera y antidemocrática como Soraya Rodríguez le veje públicamente con un “¿Cómo se llama este?”. Total, los pájaros a las escopetas, los golpistas a los golpeados. Penoso espectáculo el que están dando escondiéndose temblorosos en sus escaños y casi pidiendo perdón, poco más que rezando por conservar esta o aquella comisión. No solo no tendrían que estar pidiendo perdón, sino que tendría que ser insoportable para todos ellos seguir en un partido que ha cometido la bajeza de regalarle el poder al PP. Ya lo dije en su momento, la dignidad no se encuentra en el ‘no’, la dignidad para un diputado socialista, que se sienta socialista, es la dimisión o el Grupo Mixto. Y que el sol se ponga por donde plazca. Eso es dignidad. Sin embargo, aguantan carros y carretas, humillaciones y lo que se tercie, todo con tal de seguir en el poder. ¿No tienen dignidad? Por ejemplo, Zaida ya tiene en su currículum político estar en el partido político que ascendió a su acosador sexual y ahora estar en el partido político que ha pactado el gobierno con los que la acosaron laboralmente. Todo un récord… Y es que aquí la gracia está en cobrar a final de mes. Eso lo sabe Susana y lo saben todos los elefantes blancos de este país, saben que aquí la gente es de sí, de no y de todo lo contrario, pero ante todo de cobrar a final de mes. Esa es la clave de este Régimen.

Por desgracia, que el ‘Elefante Blanco’ (Susana Díaz) haya entrado en la cacharrería llamada PSOE, formada por timoratos y/o trapaceros, y esté haciendo y deshaciendo a su antojo, destrozando aquello que no le gusta o que en su torpeza paquiderma aplasta solo puede considerarse como una evidente señal de involución. Es tal la involución que el ‘Elefante Blanco’ ya ni siquiera se esconde

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra.

banner-codigo-rojo

Deja un comentario