Felipe VI sermonea a los políticos olvidando que las Fuerzas Armadas que comanda son un desastre

El discurso del rey fue un ejercicio de hipocresía ejecutado con enorme perfección y una total ausencia de rubor. Ni un tembleque. La España de los trece millones de votantes a PP y PSOE ha demostrado que no necesita de teatro alguno, motivo por el que el Régimen ha optado por las banderillas sin anestesia. Comprobado ya que votarían a Al Capone si este fuera cabeza de lista del PP, parece que todo vale.

felipeVI neutralidad política

En una evidente apología del disparate el rey ha recalcado “que la crisis de gobernabilidad se ha resuelto finalmente con diálogo, con responsabilidad y también con generosidad”. Este mensaje no solo se dirigía a los presentes, sino que se trataba también de un dictado a los historiadores y periodistas para que sepan cómo tienen que catalogar el golpismo en el PSOE. Más o menos, de la misma forma que hace 35 años se clasificó la inexistente Transición y el 23-F. Lo que la monarquía y el poder denomina “diálogo, con responsabilidad y también con generosidad” no es otra cosa que los uniformados del Grupo Prisa entrando en la sede del PSOE metralleta en mano al grito de “¡se sienten, coño!”. Porque El PaísPrisa trabajan así, ‘a lo Tejero’.

Su discurso no quedó ahí, sino que reclamó cohesión social y regeneración, lo que en boca de un Borbón y teniendo en cuenta la cantidad de familiares y allegados, incluido Papá Juan Carlos, que están salpicados por escándalos de corrupción resulta de una desfachatez absolutamente indigesta. Bastaría, para regenerar un poco este país, que tanto el rey como la reina dejaran de calificar como “mierda” a los medios de comunicación que informan sobre López Madrid, su compi-yogui, y que los últimos ochenta años fueran juzgados en los tribunales. Eso sería un primer paso para la regeneración y la cohesión social, obra que terminaría por completarse sometiendo a votación su corona, terminando con su inviolabilidad jurídica y sometiendo su trabajo al escrutinio de la ciudadanía, incluyendo la posibilidad de reprobación y/o expulsión. Dicho en otras palabras, que antes de hablar de regeneración o cohesión piense en su existencia y la historia que la sustenta.

Más allá de lo comentado, llama la atención que Felipe VI haya tenido los arrestos de acudir ante los representantes de la ciudadanía y alertarles del desencanto de la política. Al leer las declaraciones y pensar en el estado de las Fuerzas Armadas de las que Felipe VI es jefe, aunque más que suyas deberían de ser de los ciudadanos, no daba crédito a tal grado de cinismo. Resulta que no ha dedicado ni una palabra durante todo su reinado a una situación que se sitúa entre lo insoportable y lo infame: un excedente de oficiales inadmisible, militares discapacitados a los que se expulsa sin piedad, mandos delincuentes que continúan desempeñando su trabajo, militares expulsados a los 45 años que terminan en el desempleo o en empresas de seguridad privada, tramas de corrupción que no llegan a la ciudadanía por el tabú mediático, militares muertos por negligencias o carencias de mantenimiento a la vez que se despilfarra dinero en campos de golf, 40.000 millones de euros en armamento que no se necesita y que muchas veces no funciona, una justicia militar propia del siglo XIX… ¿Es que no tiene suficientes problemas en el mundo castrense como para sermonear a los políticos? ¿Cuándo sermoneará a su cúpula militar o pedirá regeneración a las Fuerzas Armadas?

Espero, por el bien de todos, que el rey deje la política a los políticos y la historia a los historiadores, al menos mientras las Fuerzas Armadas acumulen ochenta años de retraso y no se encuentren bajo el mando de un representante de la ciudadanía. Y si decide abdicar y presentarse a las elecciones, mejor para todos.

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra.

Deja un comentario