Seleccionar página

Han pasado 41 años de la muerte de Su Excelencia y todo sigue en su sitio. “Atado y bien atado”. España es como un cuarto que se hubiera cerrado a la muerte de un familiar querido y en el que casi todo se hubiera conservado en el lugar en el que estaba. Una especie de cuarto de los horrores impertérrito. Pero ¿qué pensaría Franco si levantara la cabeza? Hacía mucho tiempo que me cuestionaba sobre ello y decidí reunir el valor suficiente.

Ya sé que no conviene molestar a los demonios, por lo que pueda ocurrir, pero me pareció importante invocar a este espíritu maligno para conseguir algunas declaraciones al respecto. Así pues, güija en mano y rosario en la otra, como si fuera una ristra de ajos, me dirigí a reclamar la presencia de tan poderoso mal intentando no acabar en una cuneta o cubierto de cal.

Franco_tenientesegura

Francisco Franco, ¿eres tú? (después de horas intentándolo sin resultado se movió una pieza que sujetaba con las manos, señaló ‘sí’ ante mi incredulidad y temor. A continuación, de forma frenética, se desplazó por el tablero mientras intentaba escribir con rapidez en una libreta el mensaje del más allá. Estuve en estado de shock un rato y, a la vez, emocionado porque una ‘entrevista’ de tanta credibilidad como aquella podría suponer mi ‘fichaje’ por los informativos de Antena 3 o por el mismísimo El País).

Lo primero que leí fue ‘Arriba España’. El finado, para llevar muerto más de cuatro décadas, parecía más vivo que nunca. Será, pensé, por los últimos gobiernos de Rajoy, que despiertan los peores fantasmas…

Hacedme caso, al menos más que a Cebrián, porque una fuerza desconocida actuó en la güija y yo la pude sentir… (a continuación transcribo la conversación con alguna corrección y matización).

Pregunta: Excelencia, ¿qué opina de la situación actual?

Respuesta: Satisfecho y tranquilo porque siempre temí que mi gran obra fuese destruida por una democracia de verdad. Por suerte, el ‘prenda’ continuó mi obra.

P: ¿El rey?

R: Ese, ese.

P: ¿Y el PSOE?

R: Tengo que confesar que nunca pensé que funcionaría, pero fue un embuste cojonudo. En los últimos años vivo me aconsejaban que cediéramos algunos derechos, lo de los sindicatos y la huelga, que hubiera elecciones. Ya sabes, esas cosas. “Piensa que si les das eso les podríamos quitar mucho más” me decían. Entonces, aquello me sonaba peligroso, pero el tiempo ha demostrado que me equivoqué y, siendo sinceros, no haber convocado elecciones es una espinita que tengo clavada porque ahora sé que las hubiera ganado.

P: Pero ¿las encuestas daban, por ejemplo, la victoria a la República sobre la monarquía?

R: Da igual, habríamos hecho lo que nos hubiera salido de los cojones. Mira lo que hizo Suárez, todo es cuestión de escribirlo y legitimarlo. Total, las leyes las escribíamos nosotros.

P: ¿Y el PP y Rajoy?

R: No sé, Rajoy parece un tontorrón, yo soy más de Aznar. Mariano no comprende que ellos son los duros, que tendrían que joder más a la gente y parece que le da vergüenza. La ley mordaza, la policía política, la corrupción y todo eso me parece poco, todavía podríamos apretar más al pueblo, porque al pueblo le gusta que le aprieten. Por ejemplo, en mis tiempos les dábamos de hostias, luego construíamos un pantano y todo dios contento; en los tiempos de Felipe les enterrábamos en cal; pero ¿qué ha hecho Mariano? ¿Prohibir los ‘memes’?… Hernando sí sería un buen presidente o Fernández Díaz o Fernández de Mesa… Si al menos pusieran a Núñez Feijóo, el amigo de los narcos…

P: ¿La familia y los amigos bien?

R: De lujo, incluso mejor que antes de mi muerte. Recuerdo que cuando estaba en las últimas me atormentaba pensar en el futuro de todos ellos. Los fanáticos religiosos o franquistas, la Iglesia, los curas pederastas, los militares corruptos, los represores, los caciques, los empresarios, los estómagos agradecidos, los trepas, los pelotas, los amigos, la familia… y resulta que ahora están mejor que antes, ¡si casi lo controlan todo!… El ‘prenda’ me decía “tranquilo Paco, que vamos a hacer lo que nos salga de los huevos y seguro que todo el mundo traga. A los tuyos ni tocarlos”, pero no me fiaba.

P: ¿Podemos?

R: Ilegalizarlos, como dijo un exJEMA y, después, en la cárcel, hostias hasta que las manos terminen ensangrentadas. Eso haría yo, aunque reconozco que resultan más efectivos Marhuenda, Antena 3, El País y el resto de la policia mediática que mis hostias.

P: ¿Y Trump?

R: Un tío grande, aquí en el infierno le seguimos con mucha atención. Adolfo es más de Le Pen y Benito le aprecia pero pasa, creo que se ha quedado tocado, está dolido. El pobre no ha asimilado bien su final y eso que hace nada ganó Berlusconi, otro grande. En fin, yo tampoco estoy en mi mejor momento porque me lamento de lo de las elecciones. Ya te digo que a mí me decían que hiciera elecciones y que dominando los medios de comunicación era pan comido, pero siempre tienes el gusanillo de perder y tener que dar un golpe de estado después…

P: ¿Entonces todo depende de los medios de comunicación?

R: Mira, el bueno de Manuel (Fraga) y otros fieles montaron El País… Piensa que Cebrián era hijo de un destacado miembro del Régimen y que trabajó para nuestros medios mientras yo seguía vivo. Luego le hicimos pasar por progresista, como al Isidoro, y van y todos se lo creen… Aquí las apuestas estaban en contra, te soy sincero… Nos reímos mucho con aquello de la Transición, es cierto, no podíamos creer que fuera tan sencillo. Se lo inventaron y al día siguiente todos la veneraban como a una virgen… Creo que los españoles necesitan hostias, las piden a gritos, aunque reconozco que a mí el rollo sado me va y aquí lo estoy pasando en grande.

P: Quería preguntarle por… (me interrumpe).

R: Una más que tengo al Rajoy esperando para que le asesore con los nombramientos… (la ‘entrevista’ fue previa a los nombramientos).

P: La última, pues. ¿Y las Fuerzas Armadas?

R: ¡Mejor que nunca! Hemos malgastado 40.000 millones de euros en armamento que no necesitamos, seguimos tratando a los soldados como si fueran mierda y los mandos siguen siendo caciques. Es suficiente con pensar que hasta hemos conseguido que agresores sexuales, acosadores, malversadores y torturadores sigan en el Ejército, ¿se puede pedir más? Incluso este año me hicieron un homenaje en el CESEDEN con mi amigo Stanley Payne… Me emociona que 41 años después se acuerden de mí y me homenajeen. Es muy bonito.

P: Un último mensaje… (por momentos pareció que la ‘conexión’ se interrumpió).

R: Españoles, muchas gracias por conservar mi legado y cumplir mis deseos después de tanto tiempo. Feliz 20 de noviembre.

Por desgracia, la conexión con el más allá cesó en ese instante y desde entonces no he conseguido volver a recuperarla…

Lo dicho, feliz domingo.

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra.

banner-codigo-rojo